MASSACRE: “Las rutas Argentinas que se tiñen de psicodelia”

Luego de haber tocado en el Quilmes Rock, Santa Fe y Rosario, la nave de Massacre Palestina aterrizó en La Docta para terminar de marcar su vuelta a los escenarios argentinos.
El pasado domingo, la banda liderada por Walas desparramó punk rock por cada uno de los sectores de Club Paraguay. A las 23 horas se acomodaron todos en las tablas, acompañados de la escenografía que los caracteriza y que, además, aporta al concepto de skate rock nacional que Massacre levanta bandera: muñecos de plástico, cascos, skates repartidos por el escenario, etc. La primera de la lista de temas fue Diferentes Maneras, lo que produjo un pogo inevitable que trazó la línea de cómo iba a ser el
resto del show. Pudo verse a un Walas auténtico, hablando muy bien de Córdoba y reiterando varias veces que “La Docta es la verdadera octava maravilla”. Hasta se animó a comparar a Club Paraguay con Cemento, aquel boliche de Constitución en el que, históricamente, tocaron muchas de las bandas populares que conocemos y que albergó a Massacre en sus primeras veces: “este lugar es igual, me hace mucho acordar a aquel cemento en el tocábamos nosotros, aunque todo era un desastre, oscuro, feo, pero la pasábamos bien (…) este es mucho más lindo igual, je”.
El resto de las canciones recorrieron los discos históricos, desde Sol Lucet Omnibus con “tell me why”, pasando por Juguetes para Olvidar, El Mamut, Ringo y Biblia Ovni. Obviamente que Tanto amor, La Octava Maravilla, La Reina de Marte y Niña Dios conformaban la lista, por supuesto, además del último single Mariposa en colaboración con Gustavo Santaolalla como adelanto del próximo disco. Ya casi terminando el recital, interpretaron Deléctrico, clásico de Babasónicos que compone el disco Jessico y que, en 2021, cumplió 20 años. El espectáculo cerró con Plan B, luego de haberse retirado y vuelto la banda, a pedido del público, como pasa lógicamente en
todos los recitales.

Crónica realizada por Juan Pablo Rodano, fotografías a cargo de Fatima, para wwwdelaviejaescuela.com

Compartir este artículo