LA CLAVE DEL ÉXITO: CIRO Y LOS PERSAS

Ciro volvió a colmar La Plaza de la Música.

La clave del éxito está en la fórmula. La repetición legitima, y es un metodo valido. La cuestión de verdad surge cuando ya no hace falta legitimar nada, y sin embargo se sigue repitiendo. Un poco de eso es lo que pasa en el vivo de Ciro y Los Persas.

Minutos pasadas las 22 el ex Piojos apareció junto a su banda en las tablas del local de Costanera. El tempo marcado por un martillazo y una pisada de elefante se graficaba en la pantalla en un fondo naranja rojizo. “Banda de Garage” fue la primera de una extensa lista donde sonó de todo, pero más de lo mismo. “Taxi Boy”, el clásico piojoso y obligada segunda, seguido de “Barón Rojo” para coronar el inicio.

Una Plaza de la Música llenisima se encargó de entonar “Vas a bailar”, uno de los primeros hits que cosecharon Los Persas allá por 2010 con “Espejos”, su álbum debut. Si de entonar se trata, no puede obviarse “Canción de cuna”, otra fija que se repite una y otra vez en las comuniones de Ciro y su gente. 

“Prometeo” y “Juira” volvieron a levantar el ambiente de fogón logrado en el bloque anterior, reanimando los pogos mientras en la pantalla observábamos a Griselda Siciliani y gran elenco protagonizar el videaso que ilustra el tema. Veníamos bien pero… pasaron cosas, y volvimos a caer en clichés. “Tan solo” (capaz la canción más quemada de la historia del rock nacional) volvió a despertar como siempre el furor de la gente. 

Y acá vale aclarar que la crítica no es al show. Ciro es EL frontman del rock argentino. Sabe entretener, es extravagante, colorido, excéntrico y mucho más que un personaje; y es muy bien acompañado por Los Persas, que hacen un show aparte desde lo musical. Todo ese cóctel explosivo pierde fuerza al caer en un bucle y dejar que se repita siempre. 

Hubo tiempo para el segundon de siempre, el amigo piedra. Miguel Ángel Rodríguez volvió a calzarse el bajo junto a su ex compañero de banda para hacer la primer (y única) sorpresa de la noche. Mientras el escenario se tiñe de luces verdes y en las pantallas se proyectaban las siluetas deformadas de Micky en las mismas tonalidades de color, escuchamos “Fijate”. Una de las canciones más hermosas de los piojos, esa que nació en “Verde Paisaje del Infierno” allá por el 2000. Seguimos repasando ese disco con “Luz de Marfil” y “Maria y Jose”. Bloque Piojoso y bien arriba.

Entrando en la recta final, “Caminando” y “Antes y Después” y todo el rock and roll que nos gusta, pero el mismo de siempre. Un popurrí entre clásicos piojosos y algunas más nuevas de los Persas. “Como Ali”, “Mirenla”, “Astros”, Por Cel”, “Genius”, “El farolito”. Caravana asegurada. Para el cierre, la bluesera “Noche de Hoy” y la lectura de banderas, dando paso al Himno Nacional Argentino.

Ciro y Los Persas es un combo explosivo. Y tiene todo para marcar la diferencia si se aventura a salirse del guión. Tiene una base extremadamente sólida para hacerlo. Por ahora sigue optando por la fórmula. 

Compartir este artículo