LOS ESPIRITUS: “Otra noche de verano, colmada de música”

Nuevamente la Plaza de la Música, recibe la noche del 13 de marzo, a otra banda de rock indie nacional con todo gusto: Los Espíritus. A paso firme, el conjunto musical va denotando su recorrido por la Argentina y sus alrededores progresivamente. Fueron convocados para tocar en el Lollapalooza Argentina durante el 2016, y aquí en Córdoba capital para el festival de La Nueva Generación, allá en el 2019.

Oriundos de Buenos Aires desde el 2010, Los Espíritus,  integrados por Maxi Prietto, líder, vocalista y guitarrista, Miguel Mactas, en guitarra; Martín Ferbat, en bajo; y Pipe Correa, en batería, congas, bongó, chekere y timbales retoman los shows presenciales poco a poco luego de una extensa cuarentena a cumplir.

Hay que dejar algo en claro, tuvieron que reorganizarse tras la partida de la banda de Santiago Moraes y Fer Barrey, durante el 2019. Pese a eso, salieron adelante con muchísima música nueva e incorporaron a Santiago Córdoba en congas y chekere, y el Pipe Correa, en percusión.

A las 21 horas, comenzó un show lleno de rock y blues con sonidos psicodélicos y con bases de ritmos latinos que, más allá de llegar a nuestros oídos, también llegaban a nuestros ojos un escenario lleno de imágenes extravagantes y luces coloridas que lo terminaban de contextualizar todo. Así, se abría la noche con “Mares” (2015), fuerte y claro para todo el público. No podemos negar, que cuando se trata de ellos tocando en vivo, la atmósfera se torna onírica, la música cobra vida por sí misma, sus colores, sus matices y todas sus vibras tan características llegaron a Córdoba para hacer eco.

Maxi Prietto saluda al público, feliz de pisar un escenario en vivo una vez más junto a sus compañeros. La gente desde las sillas, vociferan devolviendo el saludo, respetando cuidadosamente el protocolo sanitario impuesto por el COE bajo la situación pandémica que estamos atravesando. Por supuesto, esto no fue ni será límite para las bandas musicales argentinas, ni mucho menos para los seguidores fieles de las mismas, sino que es una gran posibilidad para todos de disfrutar de todo el folclore de la música.

La particularidad de Los Espíritus, es su excentricismo y prolijidad en cada sonido que emiten, la calidad de sus sonidos es notable y hace que recorramos un paseo cultural por cada letra que escuchamos. Así, llega el segundo tema de la noche “Todo bien” de su último EP del 2020 “Sancocho Estereo”. Si bien el sencillo está compuesto por 4 canciones,no dejan de tener el énfasis genuino de ellos con su versión más creativa de los últimos tiempos. Su presentación se llevó el goce y los aplausos de todos los presentes. Luego siguió un clásico de la banda, “Miradas” de su más popular disco “Aguardiente” (2017). Este, define la personalidad pura de la banda en sí, sus ritmos multifacéticos y su continua búsqueda de géneros musicales integrados. Le siguieron perfectamente “Jugo” y “El Viento”.

Las cabezas de la gente al compás de la música, los pies marcando el ritmo, la puesta en escena hiper alegre y reggae,crearon una  simbiosis tan armónica y única que el show indudablemente se convirtió en un viaje cultural excepcional. ¡Más de uno estaba cantando y aguantando las ganas de saltar de la silla para bailar de pie!

Sonó “Cigarrillos y tragos” de su último álbum “Caldero” (2019) llegando así a la mitad de la noche. Sin embargo, el subidon de energía era perceptible y el público cordobés aplaudía pidiendo mas. Maxi entonó “Las armas las carga el diablo”  y brindó con una cerveza para todos los espectadores “¡Salud! ¡Lindo ver este reencuentro!” dijo emotivo. Luego de una breve pausa, Los Espíritus volvieron al escenario para brindarnos más canciones infaltables: “Vamos a la Luna”, “Noches de verano”, “La Rueda que mueve al mundo” y “ Huracanes” para dar por cerrado este show mágico.

Es reconfortante saber que los artistas argentinos no paran de crecer y resonar en todo el mundo,  en Latinoamérica sobre todo, uniendo culturas, indagando en géneros nuevos y desconocidos, y claro está, logrando auténticamente la ovación y el disfrute de parte de todos nosotros.  

Crónica realizada por Lucia Nuñez Castañeira, fotografías a cargo de Franco Alonso, para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo