“LAS PASTILLAS DEL ABUELO”: “Incontinencia verbal”

El viernes pasado, “Las pastillas del abuelo” brindó un extenso show en Plaza de la Música. Presentaron un tema nuevo, “Incontinencia verbal”, el cual es un adelanto de su próximo disco, y tocaron más de 20 temas que ya son un clásico para “los pastilleros”

A las 22:00 hs se apagaron todas las luces del predio, momento en el que se hicieron notar los gritos y banderas flameando en un lugar colmado de jóvenes, adultos, y tambien de padres y madres con sus hijos. “Las pastillas” son una banda que claramente maneja un público diverso. Entre humos y luces bajas, se subieron al escenario los músicos, y por ultimo su frontman, el “Piti” Fernandez. Este muchacho barbudo y teintañero, maneja un carisma y una expresión que contagia el ambiente en minutos.

Arrancó el show con la canción “La creatividad”, y “Piti”  tuvo problemas con el micrófono, lo cual hizo que no cante al menos por 20 segundos. El público en ese momento bancó todo el momento cantando la canción con mucho sentimiento. Realmente debe ser incómodo arrancar el show con problemas tecnicos, pero a la vez muy gratificante saber que el publico siempre banca los trapos.  Continuaron las canciones: “Leer y escribir”, “Hasta acá nos ayudó Dios”, y “Donde esconder tantas manos”. Es muy bueno el nivel que manejan a esta altura del partido como banda, se nota mucha prolijidad, ensayo, y compañerismo. También es necesario notar que tocan las canciones una tras de la otra sin pausas largas. Siguen con una intro de bajo muy jazzera, dan pie a sumergirse en los distintos géneros que propone, y asi es como arrancó la canción “Me juego el corazón”. Continúan con la variedad de generos y tocan la canción “Perdido”, la cual arranca con una percusión oscura, y al instante se le suma una guitarra acústica para rasguear el ritmo de una chacarera que no tiene desperdicio.

El show está muy intenso y brindan: “No siempre podemos respetar”, “Rompecabezas de amor”, “Tantas escaleras”, “¿Qué es Dios”, “Locura y realidad”, “Absolutismos”, “Historias”, y “Amar y envejecer”. Afuera hace mucho frio, quizás hasta ya estaba lloviendo, pero adentro de Plaza de la Música había un espectáculo de primer nivel que no muchos pueden pagar. Llegó un momento clave, y tocan “Incontinencia verbal”, una canción con una lírica directa y sincera, vientos, y un ritmo que si o si te hace mover el pie. La devolución fue buena, hubo mucha gente que claramente se estudió el tema y lo disfruto como corresponde. El show sigue con: “Que hago yo esperando un puto as”, “El ratón”, “Enano”, y “Que pretendo no saber”. Ya son casi las 00:00, y es momento del plato fuerte: “Viejo karma”, “Vuelta de tuerca”, y “Ojos de dragón” son la seguidilla hits y de temas más celebrados en los shows de esta banda que ya tiene su lugar hace mucho en Cordoba. El show parecía finalizar, los músicos se fueron, y la gente pedía más. No había nadie en el escenario y de repente una voz con tono de payaso bromista expresó: “Chicos! ¿Están bien? ¿Quieren una más? ¿Quieren dos más?”. El público sacado, y quizás cansado, no aflojó y pidió más. Y así cerraron una versión Ska del tema “El cowboy”. Los músicos se despiden, la gente también, y afuera esperaba una lluvia helada que apagaría el incendio que dejó la banda en Barrio Alberdi.

Cronica: Maximiliano Ruiz para www.delaviejaescuela.com

Fotografia: Franco Alonso para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo