EL PLAN DE LA MARIPOSA: “Sold out y energía pura”

El fin de semana pasado presenciamos el show de “El plan de la mariposa”. La cita fue en Refugio Guernica, con entradas agotadas, y con una lista de más de 20 canciones que marcaron un antes y un después a sus visitas en “La Docta”.

La fecha esta vez fue una fiesta asegurada de antemano, con entradas agotadas, todo está dicho y a la vez no, va a depender del repertorio y de cómo se comporta el público. Los fans de la banda a las 22:00 ya estaban en las afueras del “Toro del abasto”, haciendo su previa y reuniéndose con más gente que iba a ser parte de un show único. Pasaron las horas, las previas y ya son las 00:00, la gente empieza a silbar, aplaudir, y a demostrar ese afecto que solo lo tiene el público de Córdoba.

La banda sube a las 00:10 y arranca su noche con “La bisagra”, y continúan con “La cobardía”, ambas canciones de sus discos anteriores. Al terminar “La cobardía”, el cantante, Seba Andersen, decide saludar a los presentes: “¡Muy buenas noches! Gracias por venir, y gracias por estar”. La noche continúa y siguen los temas “La vida cura”, “Calle mantra”, y “Mar Argentino”. El ambiente ya está prendido. Todos bailan, cantan y saltan como si no hubiera un mañana. “El plan de la mariposa” es claramente una banda de rock muy demostrativa y potente arriba del escenario, y se presta para disfrutarla de principio a fin. Son todos músicos muy virtuosos y con mucha energía, además tienen una propuesta que cuenta con violín y acordeón, instrumentos que en la actualidad no se suelen ver en el rock. La noche recién empezó, el frontman antes de que continúen con el show expresa: “Nos llenan de energía y nos ayudan a seguir en el camino, muchas gracias. Vamos con “Romance con el desapego”. Luego de ese tema que fue muy bien recibido siguieron con “Semilla del alma” y “Ella es agua”. Hasta ese momento tocaron canciones de distintos discos, claramente es un show de repaso pero tiene acentuación en su último álbum: “Devorando intensidad”. Para continuar con el recital Seba expresa: “Vamos a tocar un tema que hace mucho no tocamos, es de esos primeros momentos en los que hacíamos canciones sin tener ni idea… capaz que algunos lo conocen, otros no, y esta canción se llama “El paraíso”. Y así sonó una reversión de una canción que ya tiene sus años pero es impecable. Luego le tocó sonar a “Savia”, “El cuerpo sabe”, y “Braian”. En “El cuerpo sabe” es donde se destaca “Mila”, voz femenina de la banda, la cual cantó su canción con un pañuelo verde agitándolo hacia arriba. El vocalista fue y es un gran viajero, amante de los bosques y de la naturaleza. Expresó y recomendó que hay que cuidar los bosques nativos de Córdoba, y también agregó: “Cuando tengan un amigo que se compre un terrenito y esté soñando con dejarlo con un pastito verde bien cortadito, díganle: “No, ¡Déjalo como está!”. Los presentes aplauden este pedido, y presentó la canción que seguía: “Este tema es de un viajero muy valiente que se llamaba “Gurucháin”. Una canción emotiva y que invita a conocer el mundo de los viajeros. Antes de comenzar la canción que seguía, Seba contó un la historia de la banda y su mudanza de Necochea a Capital Federal, y al final expresó: “Viendo la ciudad con toda su violencia su energía, su fuerza, y su voracidad, hicimos esta canción que se llama “Buenos Aires Fiebre”, y arrancó el guitarrista con una intro de guitarra cargada con Wah-wah, a lo que instantes se le sumaron los demás músicos y nos contaron su historia en la gran ciudad. La noche sigue, y el frontman empieza a simular una llamada con una persona de una empresa muy importante en donde iban a estar las personas que “deciden todas las cosas por todo el mundo”, la llamada finalizó cuando Seba la cortó porque estos empresarios se pusieron pesados y le decían que no podía negar esa fecha con la banda. Y así con esa acting bastante cómico, empezó a sonar la pista de una voz medio distorsionada, como si fuera un mantra de un ser del más allá. Esa voz es parte de la intro, de la canción de “Invierno Nuclear”, la cual fue muy festejada y pogueada. Todas las canciones fueron recibidas con mucha alegría, y lo mismo pasó con las casi ultimas que tocaron. Siguieron con “Cruz del Sur”, “Abrime los ojos”, “Niño Abuelo” y “Azucar Negra”. El show y la gente llegaron a su pico máximo de emoción con la canción que siguió a esa seguidilla: “Te quiero”, perteneciente al primer disco de la banda, y es de los temas más fuertes y agitadores que tienen. Y así es como iba quedando medio claro que se estaba acabando el recital. Seba decide presentar a los músicos y dan por casi finalizado el show con la canción “Mi jagger”, y al terminar esta, la banda desapareció por minutos. El público está con todo y muy excitado, algunos creyeron que la banda había terminado su show y empezaban a encarar para la puerta de salida, otros seguían y pedían más. Y claro, ¿cómo se van a ir sin tocar esos temas son dignos del final de un show de “El Plan”?, tal es así que los músicos subieron, se acomodaron, e hicieron los últimos dos temas que dejaron movilizados y cansados a los presentes. Esos fueron: “¿Cómo decir que no?” y “El riego”, ambos pertenecientes a su último disco. A lo largo del show se sintió como la gente disfrutó mucho las canciones del último álbum, y eso dice mucho para una banda que la viene peleando de hace muchos años. Los músicos se despidieron y la gente se fue más que contenta y manija, y es seguro que los músicos también, porque lo dieron todo.

Crónica realizada por Maximiliano Ruiz para www.delaviejaescuela.com

Fotografías Franco Alonso para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo