#8M : Nosotras paramos.

 

Pensar por qué es necesario que las mujeres paremos, para algunes termina siendo una banalidad en estos tiempos revolucionarios, pero para otres sigue respondiendo a la incomodidad de salir de los parámetros normativos, porque asusta, enmudece, deslegitima. Para algunos es una normativa que no hace falta cambiar.

Escribo con la frente en alto porque somos nosotras, las mujeres, quien tenemos la voz hoy. Escribo desde el deseo de dejar un pedacito de mi cuerpo y mi mente en este espacio. Nos pasa todo, nos pasa querer romper con todo el poder machista que nos oprime; queremos ser niñas, no madres, queremos poder decidir sobre nosotras mismas. Nos pasa que estamos HARTAS, y por eso PARAMOS.

Hoy yo paro, por vos, por todas las pibas que ya no están, por todas las que disputan un lugar en estructuras tan sólidas como los muros del antiguo Berlín, por las invisibilizadas, por las que seguimos buscando, por las trans y travestis que siguen arrastrando en la espalda la cultura del transodio.

¿Tanto hace falta correrte del lugar de privilegiado en el que naciste? Somos tan talentosas como hombres hetero-cis, tan capaces de subirnos a un escenario y hacer temblar las paredes de todo un anfiteatro. Somos la construcción de lo que nunca nos dejaron ser, somos el trabajo no remunerado, la cabeza de acontecimientos tan importantes que nunca nos reconocen.

El feminismo vino para eso, para cambiar todo lo que debía ser cambiado.

Hace unos días un compañero decía que somos las pibas las que tenemos que ocupar los espacios que son nuestros, y son ellos los que tienen que ceder. Es tan simple como eso, por eso hoy te escribe una compañera, por eso acompaño en la lucha a todas las que fueron y somos parte de Vieja Escuela.

Por: Natalia Luceros

Fotos: Movimiento Subersivo

Compartir este artículo