PEZ: “El futuro es una incógnita y hoy más que nunca para nosotros”.

PEZ vuelve a los escenarios y lo va a hacer este sábado 15 en las tablas de Refugio Guernica. Charlamos con Ariel Minimal sobre el renacimiento de la banda.

DLVE: Están preparando el show para este sábado 15 en Refugio Guernica. Contame como lo están armando y más que nada quiero que me cuentes del público cordobés, ¿cómo los reciben?

ARIEL: Estamos preparando el show, va a tener canciones de todas nuestras épocas, un par de estrenos. El público cordobés nos ha recibido siempre de la mejor forma, hace muchos años que estamos yendo para allá.

DLVE: También quería preguntarte… Hace muy poquito se cumplió, según mis cálculos, un año del disco “Rodar”, que es el disco que sacaron con Litto Nebbia. Contame un poco como fue ese año musicalmente y como fue el feedback de la gente.

ARIEL: Para nosotros ya el solo hecho de poder estar produciendo con Nebbia es una cosa alucinante. En mi caso, poder co-componer una canción (o dos) con Litto fue una experiencia alucinante. Yo ya lo conocía de antes, ya había tocado con el, pero nunca habíamos tocado así con PEZ, haciendo un proyecto con un álbum. Llevó un tiempo, llevó ensayos… Fue una experiencia alucinante. Del feedback la verdad que entendemos que le gustó a un montón de gente y existe la posibilidad y las ganas de hacer una segunda parte, de seguir colaborando.

DLVE: Quería preguntarte, es un poco ineludible, pero después de las denuncias que surgieron en abril de este año tuvieron que posponer y programar algunas fechas. Contame un poco como recuperan el ritmo y como se reponen después de esto.

ARIEL: Mirá, muy de a poco. Es… estamos… esto paso hace 5 meses. Estamos laburando mucho como grupo lo que podría haber sido una explosión de PEZ de algún modo terminó uniéndonos mucho, porque nos conocemos, sabemos quienes somos. Estamos haciendo terapia grupal, todos juntos, con una especialista en el tema. Ella nos enseño que esto no fue una denuncia, sino que fue un escrache. Denuncia es lo que se radica en la justicia. Esto es un escrache en las redes sociales o en Internet, como un llamado de atención, como un piedrazo. Lo que nos explico fue un concepto que se llama “Abuso de privilegio”. O sea, primero antes que nada, antes que siga hablando, quiero dejar en claro que tengo muy en claro y tenemos muy en claro que jamas forzamos a nadie a hacer algo que no quisiera. Punto. Eso se entiende. Nunca forzamos a nadie a nada. Lo que si ocurrió es que gente que estuvo con nosotros por su propia decisión se arrepintiera años después. No sabría decirte por qué, porque son anónimos estos escraches. Nosotros sabemos quienes son por como contaron la historia. Pero nunca dieron sus nombres ni se hicieron cargo de esas acusaciones estas chicas. Entonces nada, lo que te puedo decir es que surgieron estas acusaciones y…. Estoy pensando que te iba a decir puntualmente….

DLVE: Estaban haciendo terapia grupal.

ARIEL: Eso, que estamos entendiendo qué es lo que pasó y qué es lo que se reclama. Entonces nada, entiendo que alguien se puede arrepentir de una decisión que tomo. De hecho yo también me arrepiento de lo que pasó esa noche. No volvería a hacerlo, pero me hago cargo de mis decisiones, no le echo la culpa a los demás. Eso por un lado. Y también entender este concepto de abuso de privilegio que no deja de ser algo nuevo para nosotros. Somos chabones a punto de cumplir 50 años y es algo novedoso. O sea, por más que una piba este de acuerdo con pasar un rato con un artista que le gusta, eso es abuso. Por más que esté de acuerdo, ¿se entiende?. Es eso, hay una relación desigual entre el artista y su audiencia, y en eso consiste el abuso. Por más que… yo recomendaría para futuras relaciones, para ahorrarse problemas y dolores de cabeza y angustias, no relacionarse con la audiencia. Es raro lo que te voy a decir, es muy raro porque nuestro baterista esta en pareja con una chica que conoció en un recital de PEZ. Pero bueno, evidentemente esto no seria recomendable, te puede pasar lo que nos paso a nosotros. Existe el concepto de abuso de poder o de abuso de privilegios. Estamos en una situación privilegiada los artistas. El público, los fans, ven de abajo y nos tienen idealizados de algún modo que nos pone en una situación de privilegio. ¿Qué pasa? Nosotros nunca lo pudimos ver a eso porque somos PEZ, no somos los Rolling Stones. No vemos…. nunca tuvimos un privilegio. Yo viajo en subte, ahora estoy caminando 15 cuadras. No soy una estrella del rock, nunca lo fui. No somos estrellas del rock, somos laburantes del rock. Entonces no eramos conscientes del privilegio que teníamos. Además de eso, creo que es algo bastante nuevo. Es algo que se está discutiendo ahora, que evidentemente el feminismo puso en el tapete. Y bueno, es algo que tendremos que aprender y entender todos. Yo a eso lo entiendo como tal y lo acepto. Eso es una cosa. También me interesa muy firmemente dejar en claro que nunca forzamos a nadie a hacer algo que no quiera. Ese es el tema también, eso es lo que pasa con esas denuncias, esos escraches o acusaciones. Y eso fue lo que dije en la Rolling Stones que quizá se leyó mal o se entendió mal. “Reconozco el escenario pero no el guion”, lo que dije es que reconozco la situación, a las pibas, que estuvieron con nosotros. Pero no fue eso lo que paso, del modo que esta relatado ahí. Eso me interesa dejarlo en claro también.

DLVE: ¿Qué podemos esperar de PEZ en el futuro?

ARIEL: Estamos recién intentando renacer de algún modo, esto fue un bombaso para nosotros. No solo nosotros sino también nuestra audiencia. Estamos renaciendo, no se para cuanta gente tocaremos. No se cuantos escenarios se nos abrirán, existe esto también del escrache, de no dejar tocar, los productores en los boliches… nadie quiere tener un problema. Sinceramente desconozco el futuro de PEZ. Lo único que se es que soy músico yo y que vine a tocar, en un escenario, en la calle, donde sea.

DLVE: Entonces PEZ esta renaciendo….

ARIEL: Veremos, nunca nos dimos por muertos ni estuvimos muertos. Veremos. El futuro es una incógnita y hoy más que nunca para nosotros.

 

NOTA : Remigio Gonzalez Ardanaz

 

Compartir este artículo