EL KUELGUE + JUAN INGARAMO: “Devastadores de estructuras”

De origen imprevisto, nacida de las andanzas barriales de amigos cómplices, de cuelgues estelares en la terraza que los vio crecer es que viene esta banda que rompe con estructuras y se reconstruye a cada paso. La imposible clasificación a sus sonidos los convierte en “desgenerados”, una nueva definición que Kevin Johansen creó para decir que no le caben las etiquetas ni los encuadres. Ni hablar de las mixturas de sus presentaciones, cubiertos de actuaciones, improvisaciones y chicanas de ida y vuelta con el público, que generan la sensación de nunca ver dos veces el mismo show.

Es con ese cóctel explosivo es con el que se presentó El Kuelgue la noche del sábado en Studio Theater. Cercana las 21 horas el lugar ya presentaba un buen número de personas que previamente había agotado las localidades a la venta. El local Juan Ingaramo y su presente como solista, fue el encargado de la apertura con buenas notas de pop. “Soltar”, “Sos Tan” un cover de “Fuego y Pasión” de Rodrigo y dos canciones que pegaron fuerte entre sus seguidores como “Hace Calor” y “Matemáticas” hicieron la entrada en calor.
Tras una breve pausa, que sirvió de calmante para la euforia que nos había dejado Juan, se vino el fiestón. El estallido de las masas tras la aparición de los descocados y las primeras notas de “Circunvalación” devinieron en el coro multitudinario que acompañó los tres primeros temas (“La Fama”, “En Avenidas”) antes de las primeras palabras de Julián que denominó como “la capilla sixtina” al lugar.
Fieles a su estilo desplegaron un gran arsenal de artística, principalmente por parte del ex Cualca, el cual actuó cada uno de los temas haciendo valer sus dotes escénicos, tirando por ahí frenéticos pasos cual marioneta manejada por un loquito de la guerra. Ni hablar de los monólogos con  intervenciones de Santiago para distender los momentos con gracia.

La amplia lista de temas contó con los más destacados de sus tres discos, como “Piel de Cereza”, “Lucho Gorrión”, “Ayer Real”, “Bossa and People”, “Por Ahora”, “Si no te vas” con Juan Ingaramo, y dos cover que encendieron el fuego, “¿Qué vas a hacer tan sola hoy? de Viejas Locas y “Ocho Cuarenta” del Potro. Además de la presentación en vivo de su último sencillo “Con Dios”.
Algunas con dedicatorias especiales, como “Cariño Reptiliano” para Magnetto -el de los mutantes dueños de la verdad- y “Sin Parangón” para “los operadores que hicieron ganar a un tipo que no sabe hablar”, frase que generó un murmullo entre dientes en algunos pocos del que más tarde Kartún ironizaría diciendo “ay pero que politizados los recitales del Kuelgue”. Es que aprovechando una incidencia desde lo cultural y musical tienen en cuenta que transmitir una idea va más allá de lo que sus canciones pueden decir, es por eso que Santiago Martínez hizo hincapié tras el grito de “Aborto Legal” en que “arriba del escenario somos todos varones que tratamos de deconstruirnos todo lo que podemos” al tiempo que le quitaba una pierna a un muñeco al que van desmembrando show a show como representación.
El tiempo se fue consumiendo y el final estaba cada vez más cerca. Pasada la media noche con un calor en el ambiente tras tanta emoción emprendieron la despedida. No sin menos baile ya que guardaron los más descocados para esta ocasión. “Tema de Verano” reventó un  par de euforias guardadas que el cumbión de “Clonazepan” y “Cristo es Marquitos Dipalma” tras un monólogo de orador de iglesia evangélica, terminaron de finiquitar.

Un gran final para un gran recital plagado de distensiones, un camino avasallado por estos “desgenerados” que se hacen de las suyas y reúnen un sin fin de motivos para festejar.

Crónica realizada por Nahuel Navarro, fotografías Juan Castro para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo