ATTAQUE 77: “30 AÑOS DE PUNK ROCK”

Parece mentira que pasaron 30 años de aquel compilado “Invasión 88”, el punta pie inicial para muchas bandas históricas del punk argentino.  En aquel LP cada banda contribuyó con dos canciones, algunas fueron “B.A.D.” y “Pasión de Multitudes”, ambas de Attaque 77. Esto significó el primer registro discográfico de la banda y el comienzo de una gran pasión. Tres décadas más tarde, el grupo cosechó miles de fanáticos en toda Latinoamérica y hoy lo festeja girando.

El pasado fin de semana le tocó a la ciudad de Córdoba, uno de los lugares que contribuyó desde el inicio al crecimiento de la banda. Krakovia fue el escenario y lo cierto es que, a pesar del frío, los fans no nos pudimos aguantar y fuimos a agitar con esas canciones que nos marcaron para siempre.
Antes de la medianoche comenzaron a vibrar las tablas de este templo del Abasto con Cuatro Al Hilo y Juan Terrenal, las dos bandas locales que a su vez están recorriendo este camino hace bastantes años.

 

Y como si nada, los primeros acordes de “Espadas y Serpientes” encendió el coreo eterno entre el público. La alegría de volver a ver a Attaque es a veces indescriptible. Los años pasaron, la formación cambió, las realidades de cada uno son otras y la gente va creciendo. Pero esos temas son eternos y cuentan la historia de cada piba y cada pibe presente. A su vez, esta fecha fue todo un acontecimiento porque significó la vuelta de Mariano Martinez, Luciano Scaglione, y Leo De Cecco a nuestra ciudad luego de aproximadamente 5 años, sin contar los shows en Cosquin Rock y Solar del Rock.
El recital fue un digno recorrido de los multifacéticos 30 años de la banda.  “Gil”, “Ángeles Caídos”, “Vuelve a Casa”, “No Te Pudiste Aguantar”, “Alza Tu Voz”, “No Te Quiero Más”, “Cuarto Poder” de los primeros discos. “Tres Pájaros Negros”, “San Fermín”, “Vacaciones Permanente”, “Beatle”, “Amigo”, las más noventosas. “Western”, “Antihumano” –con la participación de un pibe del público en la voz-, “Setentistas”, “Dias de Desempleo” fueron algunas más. Todas con sus respectivos pogos (la noche era muy fría como para quedarse quieto) y los clásicos pedidos de canciones entre cada una. Si, algunas faltaron, pero la lista fue muy nostálgica, justamente lo que uno buscaba también. Recordar viejas canciones.

 

“Soy de Attaque, es un sentimiento, no lo puedo parar” … Y realmente lo es. Cuando te encontrás ahí cantando cada tema, te das cuenta que los llevas tatuados en el alma. Eso se notó en la cara de los pibes del pogo. Alegría pura de reencontrarse con sus canciones y sus historias. Ojalá que este festejo de 30 años perdure, signifique seguir creando canciones y por sobre todo, que Attaque 77 sea para siempre.

Crónica realizada por Carla Ortiz, fotografías Fede Verra para www.delaviejaescuela.com

 

 

 

Compartir este artículo