LOS RATONES PARANOICOS: “Caballos de noche en la montaña”

Los ratones paranoicos volvieron a Cosquin Rock después de 10 años.
El paso del tiempo no se nota para Juanse, Memi, Sarco y Roy. Con la juventud intacta, subieron al escenario principal del aeródromo de punilla entonando un himno, “Rock del pedazo” Y la “ceremonia en el hall” comenzó.
Las banderas y los coros con “Isabel” demostraron que la banda sigue intacta y firme como siempre, después de este impasse de un par de años (unos cuantos).
“La nave” fue el jazz blusero de turno y, claramente, la que no podía faltar. El logo de los ratones impreso a fuego en la pantalla para las “Damas negras” que bailaron llenas de alcohol y vapor.
Quizás Juanse y los suyos sean el reflejo más grande que tenemos del rock rolinga, de los Stones. No caben dudas cuando ves a cada uno de los presentes imitando los pasitos de baile de Jagger, hasta el mismo Juanse los imita.
Mucha risa, cambiamos de forma para atacar y compartimos el “Enlace” que nos unió con Los Ratones a pesar del frío. Nuestro anfitrión pidió que lo ayuden a cantar porque no se acordaba la letra, y “El rock del gato” desgarro gargantas. No conforme con dejarnos sin voz, “El cowboy” nos terminó de dejar afónicos.

Juanse se robó todas y cada una de las cámaras, que dispararon contra el sin piedad. Abandonaron el escenario, nuestros caballos de noche, pero las luces bajas profesaban que todavía hay más. “SIGUE GIRANDO”, ese que escuchábamos todo el tiempo en el viejo Mtv, arranco el final inminente. “Para siempre” y la filosofía de la calle nos dejó con más ganas de paranoiquearla con los ratones. De seguro los tenemos de nuevo por estos lados pronto.
Viva la vida, viva el rock n’ roll.

Crónica realizada por Agustin Martinez, fotografía Elizabet Kenny para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo