BANDA DE LA MUERTE: “Parte del club”

Noche del sábado 10 de junio. El frío del otoño que nos deja, el particular caso de una ciudad sin transporte público debido al paro de colectivos. Sólo detalles que no opacaron la ocasión. Rockeros de buena sepa, curiosos y fanáticos coincidimos en Refugio Guernica para la primera edición de Club de la Muerte en nuestros pagos. Con un rotundo éxito en Buenos Aires, Banda de la Muerte nos incluyó en su festival para vivir un virtuoso y oscuro viaje musical.
Tres pesos pesados de Córdoba marcaron el camino de la fecha: en primer lugar, la legendaria banda de stoner rock local, Mandril, encendió la noche con su sonido digno de volar cabezas. Quizás, como lo es mi caso, cuando alguien te nombra esta banda, lo primero que pensas en el terrible impacto que dejaron sus melodías en vos. Por supuesto que así fue, terrible forma de empezar la noche.
A continuación, los chicos de Pieles continuaron la temática de guitarras graves, bajo pesado y música para volar. Con un creciente éxitos en los últimos tiempos, Pieles tiene un merecido lugar en este club.
GTX fue la tercera banda local en representarnos en esta edición. ¿Qué se puede decir que ya no hayamos debatido sobre ellos? La energía y adrenalina que transmiten te pueden dejar maquinando toda la noche. Un éxito.
Cerrando el club, Banda de la Muerte regresó a nuestra tierra con el impacto intacto de la primera vez. Una de las bandas más importantes de la movida del rock pesado y el stoner en nuestro país. El público, de cara a la muerte. La muerte en el sentido oscuro y aplanador de la música. Aquella “muerte” que sentiste cuando escuchaste por primera vez Black Sabbath. Melodías lúgubres que te pegan en el pecho y te dejan con ganas de más.
El grupo nos regaló una lista de temas que repasaron sus casi diez años de carrera: desde el primer disco homónimo, pasando por “Pulso de una Mente Maldita”, “8894”, y un poco de “Seis Canciones”, con versiones del rock nacional. También algunas nuevas canciones que formarán parte del próximo disco.
Además del arrollador sonido, cabe destacar la calidez y camaradería que existe entre las bandas del Club y la gente. El público entendió todo cuando supo hacer sentir la cercanía a cada banda. Xon de Banda de la Muerte reconoció estar viviendo uno de esos momentos inolvidables y agradeció a cada uno por ser parte de ese momento.
Club de la muerte: el golpe que necesitábamos para pasar una edición inolvidable en Córdoba.

Cobertura realizada por Carla Ortiz, fotografías Elizabet Kenny para www.delaviejaescuela.com

 

 

Compartir este artículo