Dany Jiménez: “Cosquin alimenta mucho mis ganas de trabajar en mi vocación periodística y me renueva la fe en el rock”


Especialista en festivales y melómano en incansable búsqueda, son las primeras caracterizaciones para Daniel Jiménez, un hombre de la casa en cuanto a Cosquin Rock se refiere. El conductor y músico se prestó gentilmente a una charla con De La Vieja Escuela para calentar motores y empezar a vivir la previa del festival de rock más importante del país.

DLVE: Cuando se acerca el Cosquin Rock es inevitable pensar en esas maratónicas transmisiones ¿Este año vas a estar afectado como de costumbre  tantas horas en vivo?
Dany: Este año si no me dejan estar ahí se pudre ¿no? La verdad que es algo que me encanta, son 12 horas por día de transmisión, es muy duro dentro de este laburo estar doce horas parado, mucho volumen alrededor, con la intoxicación de luces, audio, las notas, los auriculares, es un montón. Pero después el festival como que te retroalimenta, el cansancio se va equilibrando con la euforia de los conciertos. A mí se me renueva la fe en el rock cada vez que voy, por ahí voy a ver bandas que están en el mismo lugar pero una vez ahí no sé si será la energía de la  tierra o la camaradería que tienen los músicos (que es muy especial), pero se te pasa más rápido de lo que debería. Cosquin alimenta mucho mis ganas de trabajar en mi vocación periodística y me renueva la fe en el rock.

DLVE: ¿Qué puntos encontras destacables del festival, desde una mirada interna, que lo pongan en un sitio distinto? ¿El trabajo de los técnicos, el laburo de la producción, despliegue de prensa, el trato para con los que trabajan ahí?
Dany: Puedo encontrar varias cosas, una principalmente lo que sucede con los músicos detrás del escenario, existen encuentros que pasan solamente en Cosquin, que después de una charla de 10 minutos terminan en el escenario a las dos horas, mezclas, cruces, hay otros festivales pero me parece que ahí se relajan más. Podés llegar a encontrar algunas mezclas históricas arriba del escenario como Las Pelotas con el Negro García López y Fernando Ruiz Díaz haciendo Shine de forma desesperada. Después el trato es muy como si fuera una pequeña ciudad, son tres días para el público pero para los que laburan son muchos más, entre prensa, la gente de catering, seguridad, electricidad, escenario, traslado, los puestos; trabajan más de 500 personas. Y es una ciudad, conoces al mismo guardia de seguridad porque pasas todos los días por el mismo lado, y son doce horas donde le estás viendo la cara de deterioro (igual que el a vos), y se forma una camaradería muy interesante. Después en cuanto a lo artístico, me parece que gran parte de lo que tiene Cosquin de esencial es lo que pasa en las carpas, pasan cosas muy interesantes de bandas que están emergiendo, otras que no, podes ver sellos discográficos puntuales con música regional de toda la Argentina, puede estar Casciari en la Casita del Blues, encontrás charlas, ahora está Pettinato haciendo otro espectáculo muy distinto que el del año pasado. Por eso recomiendo que al que va, que no se cuelgue únicamente en los dos escenarios, que cuando pueda vaya a ver lo que sucede en lo periférico de ellos dos.

DLVE: Algunos artistas esperan con mucho entusiasmo esta fecha, incluso para muchos es su fecha favorita ¿Tuviste oportunidad de hablar del tema con alguno de ellos para saber cómo se preparan?
Dany: Sí algunas bandas con las que he charlado o veo más asiduamente. El caso de los Kapanga que este año vuelven (el año pasado no habían estado) y están muy ansiosos, aparte el momento de ellos en Cosquin es fuerte, a la hora que tocan levantan la energía del público en serio, más allá de la fiesta consabida le ponen una sonrisa en la cara a cada uno, y los dejan al dente para la banda que viene después. Vuelven Los Pericos también que están muy contentos, en el caso de Las Pastillas pasa lo mismo, bueno ni hablar para Skay que lo siente de otra manera, es distinto. Y es la fisonomía también, yo tuve la bendición de haber tocado en Cosquin dos veces, lo hice con Kapanga; vos estás ahí, ves la caída de 900 metros de público, súper multicolor, las montañas al fondo, el lago, otro escenario y está atardeciendo, y sino te conmueve eso… yo creo que no te puede conmover nada. Yo por ahí dudaba del músico que te dice sí es un buen festival, pero no por falsedad sino por un mecanismo que ya conoce, pero lo dicen en serio. Es hermoso.

DLVE: Este año está previsto que el show final del festival esté a cargo de La Beriso ¿Qué lectura haces desde lo personal, con respecto a lo musical y a otros elementos que te parezca importante incluir?
Dany: Me parece que es una banda que se ha federalizado mucho, es muy particular el caso de La Beriso, para mucha gente es una banda que hace 3 años que está tocando y la verdad es que están tocando hace mucho y esto les llega en un momento de su carrera donde ellos no manejan donde van las canciones y se convirtió en un fenómeno musical/social o social/musical te diría. En cuanto a la valoración que yo puedo hacer me parece que hay algo en las bandas para lograr eso, sino es imposible que suceda, más allá de que te guste el estilo o no puntualmente, pero me parece que hay algo que no se puede subestimar y es que tantísima gente pueda comprar un disco de La Beriso (en este caso), o los vaya a ver. Hay algo detrás, sino a uno estas cosas no le pasan porque sí, y creo que en definitiva, son las canciones las que hablan, y si hay canciones que llegan a esa cantidad de gente que se cruzan todo el país para ir a cantarlas y escucharlas es porque algo deben tener.

DLVE: Después de años de asistencia y haber visto de todo, ¿Qué te motiva para seguir encontrando entusiasmo en tu actividad, tanto para cubrir recitales y festivales como para hacer radio?
Dany: Sabes que me lo preguntaba la vez pasada en voz baja, el por qué uno sigue yendo a ver bandas. Yo si tengo un fin de semana libre o no trabajo voy a ver bandas, es raro que me quede en mi casa o vaya al teatro, pero que se yo, es lo primero que me tira. Creo que es la búsqueda de encontrar algo que a uno lo sacie definitivamente hablando de música, por suerte creo que no lo no vamos a encontrar nunca. En esa búsqueda uno se encuentra con cosas maravillosas, y la música es eso, nos realza esa necesidad interior, de espíritu, de estar un poco mejor. Y me parece que radica un poco en lo que decía, encontrar algo que quizás sea la música “perfecta” y en ese algo seguimos descubriendo un montón de cosas que no sabíamos que existían y que a mí me parece lo más excitante de todo, el hecho de pensar que todavía conocemos el 10% de música del mundo, el resto todavía no la conocemos. Esa es una idea que me excita y me motiva muchísimo en escuchar un montón de cosas que todavía no escuche, y ojala tenga tiempo para escucharlas a todas pero me parece que es imposible. Y no tiene que ver con el rock solamente, a mí me gusta la música, aunque el rock creo que es el motor de la cultura popular sin duda, y goza de buena salud al día  de hoy, más allá de lo que se pueda pensar hay un recambio generacional que es necesario, va a ser muy difícil que salga una banda como Soda Stereo que conquisten Latinoamérica, o saldrá una cada tanto, va a ser complicado, pero sigo buscando la música más linda que todavía no escuché, la mejor,  la más maravillosa (diría el general) que todavía no hemos encontrado.

Entrevista realizada por Fabián Toledo para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo