TRANKI PUNKI: “Punk caravanero, con tonada cordobesa”

Antes de la presentación de su disco debut “No digas que no pasa nada” el próximo sábado 3 de Diciembre en Refugio Guernica, hablamos con  las integrantes de “Tranki Punk” quienes nos contaron todo acerca de su nuevo disco.

DLVE: Se podría definir a “No me digas que no pasa nada” (primer álbum de la banda) ¿Como 21 minutos de caos organizado
TP: Es una buena definición, no lo habíamos pensado de esa manera. De hecho, lo que queríamos apenas nos juntamos era hacer una banda de punk. Resultó que teníamos acordeón y más adelante sumamos violín y percusión, y esos timbres se buscaron su lugar en las composiciones y los arreglos. De algún modo fue necesario organizar el caos para que se pudieran percibir todas esas sonoridades. El resultado fue un punk caravanero, con tonada cordobesa.

DLVE: El tema que le da nombre al disco dice “vos sentado en una silla esperando que pase el día, te salen las palabras pero no activás” ¿Crees que la comodidad de la sociedad nos enseñó a quejarnos sin salir de casa?
TP: En parte es eso, la sociedad capitalista, el consumismo, los hábitos del sistema en el que vivimos, que ya están hechos carne, que ya forman parte de nuestro cuerpo, y han hecho de nosotrxs lo que, precisamente, el sistema necesita para seguir funcionando. Sin embargo, la hegemonía también produce contracultura, resistencia.

DLVE: ¿Buscaron transformar la banda en un vehículo para decir lo que piensan o las cosas se dieron de manera natural?
TP: Se dio solo. Siempre decimos que ha sido el cauce natural de la banda. Todas teníamos algo para decir, que veníamos procesando en las trayectorias personales de cada una. La banda es una suerte de catalizador de esos caminos.

DLVE: “No me digas que no pasa nada” es su primer disco, ¿Cómo fue la experiencia de entrar a un estudio, e intentar bajar conceptos, sonidos e ideales en tan solo 7 temas (el disco cuenta con 8 temas, pero el ultimo es un Remixx)?
TP: Sentíamos una urgencia por registrar el momento sonoro por el que la banda estaba pasando, tal vez porque ya estábamos empezando a componer de otras formas y ya veíamos en esos siete temas una etapa concluida y una puerta hacia lo nuevo.
El proceso de grabación y producción se trató de confiar en nuestro propio instinto, de expresar lo que queríamos que sonara y de perseguir ese objetivo estético a como diere lugar.
El disco es totalmente auto gestionado por nuestro propio sello discográfico “Las Cabras Producciones Independientes”, por lo que podemos decir que, en todos los aspectos, fue una experiencia de muchísimo aprendizaje y de mucho acompañamiento. Es un montón la gente que ha apoyado la salida de este material y con la que nos sentimos muy agradecidas. Fue también una forma de confirmarnos a nosotras mismas que el camino que elegimos para la banda es el que nos hace sentirnos cómodas con cada decisión que tomamos, y ese es el camino de la autogestión, del trabajo en grupo, colectivo.

DLVE: Tuve la oportunidad de verlas en vivo en varias oportunidades, y viven cada show con mucha intensidad, ¿Cómo dosifican la energía del vivo para no terminar muertas de cansancio en el piso del escenario a los 20 minutos de show?
TP: Es difícil de explicar, la verdad es que no la dosificamos. Cada show que hacemos es muy energizante arriba del escenario. Nuestra música juega con elementos que la hacen “inestable” o impredecible, y eso la hace muy divertida para tocar. Nos necesita a las siete concentradas y conectadas con lo que va pasando y eso te vitaliza y te mantiene en vilo de lo que sigue.

DLVE: El próximo sábado 3 de Diciembre es la presentación oficial de “No digas que no pasa nada” en Refugio Guernica, hagamos futurología… ¿Cómo salió todo esa noche?
TP: IMPRESIONANTE!!! Fue una fiesta de bandas y amigos, de pogo y caravana. Festejamos la salida de nuestro primer disco y los cumples de dos de nuestras integrantes.

Entrevista realizada por Diego Salazar para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo