FABULOSOS CADILLACS: “Los Cadillacs tocando para vos”

“La Salvación de Solo y Juan” es el nuevo disco de Los Fabulosos Cadillacs y su excusa perfecta para visitar Córdoba. La presentación de esta obra conceptual a modo de ópera rock, se llevó a cabo en Orfeo Superdomo el pasado sábado 1 de octubre. Alrededor de 6000 cordobeses se dieron el lujo de vivir una verdadera fiesta Fabulosa.
A eso de las 21hs comenzó el show de Alteroide, la banda local encargada de calentar el escenario, que mostró una nueva propuesta de rock cordobés, algo funk por momentos, con un rock seductor digno de bailar y disfrutar. De a poco la gente ingresaba, se llenaba la platea habilitada -de frente al escenario- y el campo dejaba de tener espacios libres para estar totalmente cubierto a las 22hs, con el inicio del show de Los Cadillacs.
En el aire se respiraba nostalgia, porque gran parte del público creció en los ’90s con su música y acompañó cada etapa de la banda. En las pantallas se proyectaron imágenes acordes a la estética actual de la banda y el nuevo disco, con la intro ‘Obertura del Faro’, a modo de presentación de la obra. ‘Cadillacs’ sonó a modo de introducción para ‘Mi Novia Se Cayó a Un Pozo Ciego’, que hizo delirar al público que respondió con festejo: saltos, baile y los infaltables coros.
Si bien el show era la presentación de ‘La Salvación de Solo y Juan’, la lista de temas fue un repaso de la mayoría de sus discos, que hoy son todos un clásico de la música argentina. Por eso ‘Las Venas Abiertas de América’, ‘El Genio del Dub’, ‘Número 2 en Tu Lista’ formaron parte de la primer decena de canciones. De paso, ‘Averno, ‘El Fantasma’, ‘El Rey del Swing’ y ‘La Tormenta’ nos dieron un pantallazo del disco que presentaba la banda. También fue el debut en nuestra provincia de Florián Fernández Capello y Astor Cianciarulo, hijos de Vicentico y Flavio respectivamente. Florián se hizo cargo de la guitarra principal y Astor hacía malabares entre la batería y el bajo. Fue una chispa de rejuvenecimiento para la banda, que sentó muy bien en el escenario. Qué emocionante ver que los hijos siguen el camino de sus padres en la misma banda que fundaron éstos de jóvenes.
Las fundamentales de los Fabulosos aparecieron promediando el show, ‘Manuel Santillán, El León’ y ‘Calaveras y Diablitos’ hicieron que nadie se quede sentado y sin bailar, sobre todo la platea. Luego de una larga pieza del disco nuevo con ‘Juan’, ‘No Era Para Vos’ y ‘Canción de Solo para Juan’, para levantar la fiesta nuevamente con ‘La Luz del Ritmo’, ‘Carnaval Toda La Vida’ (muy emocionante sobre todo viendo a todos bailar: parejas jóvenes, parejas de gente más grande, familias) y ‘Carmela’.
Pero aún quedaba más, y así aparecieron más canciones para mover el esqueleto y cantar a los gritos, ‘Mal Bicho’ y ‘Matador’, en las que más se sintieron los coros de la gente y los vasos de cerveza volaron por todos lados.
Tras un breve receso para tomar aire de tanta joda Fabulosa, la banda retomó el show con Flavio vestido de guardapolvo, encarnando a ‘El Profesor Galindez’, personaje de la nueva obra y canción que aplica un correctivo a modo de sátira. Los románticos también tuvieron su momento con ‘Siguiendo La Luna’ y ‘Vasos Vacíos’.
Un pequeño homenaje a Sumo se llevó a cabo con una particular versión de ‘Mañana en el Abasto’, y el recuerdo y espíritu de Luca Prodan, que siempre está dando vueltas, se hizo muy presente.
Y para culminar la celebración, ‘El Sátánico Dr. Cadillac’ protagonizó el último pogo y los últimos bailes. Casi dos horas de show compuestas por 25 canciones finalizaron con la interpretación del Himno Argentino en el bajo por parte de Flavio. Los Fabulosos Cadillacs dieron un show que iluminó de emoción los ojos de cada espectador y que dejó en claro por qué es una de las bandas más importantes de la música latinoamericana. “Chau, nos vemos en Cosquin” dijo Cianciarulo, y nos fuimos todos expectantes a la próxima edición del festival de rock en las sierras.

Crónica por Carla Ortiz y Fotografías por Natalia Cybuch.

Compartir este artículo