JÓVENES PORDIOSEROS: “Cuando llega la noche, Rock & Roll”

Si juntas a Jóvenes Pordioseros, Córdoba y Refugio Guernica, tenes fiesta asegurada, y el pasado sábado 10 de septiembre no fue la excepción. Aunque en Córdoba el calor se sentía desde varios días, el de esa noche en Guernica sólo se podía comparar al calor del infierno, el infierno del rock and roll que tanto nos gusta.
Cuando bandas de rock barrial visitan la ciudad, se genera un ritual desde temprano, en lugares aledaños a Refugio Guernica, a modo de previa. Luego de las 23hs, la gente ingresó al lugar para la previa más inmediata con bandas de Córdoba: Nunka Esa Karta y Manyucca, con su público fiel cantando cada tema, y era hasta envidiable el sentimiento que le pusieron los músicos y los fanáticos a cada una de las presentaciones.
Porque el rock tiene eso, sentimiento, y ante este tipo de bandas y este tipo de rocanrol para mover la patita y bailar, es mucho más evidente. A veces uno no pertenece a la movida específica, pero como espectador de todo eso, siente esa pasión que todos manifiestan y sin querer (o queriendo) se le escapa una sonrisa de emoción. Y personalmente, esta noche me dejó emocionada y feliz de haber presenciado el espectáculo: el que dio la banda y el que dio el público.
Minutos antes de que la banda salga a escena, sonaron temas de Los Redondos, Callejeros, Las Pelotas que no hicieron más que avivar la llama del público. Hasta sonaron los Ramones y ese fue un placer propio.
Jóvenes Pordioseros pisó las tablas a las 2:30 de la mañana, en un Refugio Guernica colmado de gente. Y a uno le gusta ver su lugar favorito para ver bandas así, lleno de gente y lleno de pasión. Desde el sector de arriba podías sentir en las piernas cómo subía el calor de la gente ubicada en la zona del ‘pogo’.
Casi dos horas de show dio la banda de Toti Iglesias, en las que sonaron los clásicos de siempre como ‘100% Pordiosero’, ‘Estatua’, ‘Todavía No Puedo Olvidarte’, ‘No La Quiero Dejar’, entre otros, y por supuesto ‘Descontrolado’. Incluso estaba la madre de Toti que se subió al escenario a cantar algunos temas. También estuvieron presentes los temas del último disco “Pánico”, como la canción que da nombre a la placa, ‘Lobo’ y ‘Eterno’, en la que cantó un fanático de la banda. Porque todos querían ser parte, además, todos querían saludar a Toti y se subían al escenario a abrazarlo y decirle cuánto significa su música para cada uno. Y con esto se destacó mucho la humildad de los músicos, que no quisieron dejar a nadie afuera. También hubo versiones como ‘Honky Tonk Woman’ y ‘(I can’t get no) Satisfaction’ de los Rolling Stones, además de ‘Ceremonia en el Hall’ de los Ratones Paranoicos, y ‘Ruta 66’ con los chicos de Manyucca.
”Porque nos gusta el rock” repetía Toti entre tema y tema. Y es así, todos los que estuvimos esa noche, sea con el rol de fanático, cronista, fotógrafo, productor, etc, estuvimos porque nos gusta el rock y nos fuimos a nuestras casas con el corazón cargado de adrenalina rocanrolera que pide por más shows así de intensos y cargados de sentimientos.

Crónica por Carla Ortiz y Fotografía por Ana Avanza para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo