ESTEBAN KABALIN

Siempre me gusta hacer hincapié en que Córdoba es cuna de culturas. Cuna de proyectos, nuevos sonidos, ideas. Si, tenemos la suerte de que nuestra mediterránea provincia sea esa especie de portal que nos lleva hacia un viaje de ida al sentir. Y parte de ese viaje es Esteban Kabalin, cantante, músico y compositor cordobés. Multifacético, participo de muchos y muy diversos  proyectos musicales, desde “Luna en fuego” (folklore/fusión), “Proyecto Aphóstol”, “Black Dog” (tributo a Led Zeppelin) y hasta “Monatributo”, versionando al más grande del cuarteto. Cabeza de “Pésame” y también con una carrera solista bajo el brazo, Kabalin charlo con De La vieja Escuela y nos dejo un mensaje muy claro: LIBERTAD.

DLVE: Con más de 15 años al hombro haciendo música destaca mucho tu versatilidad y eso te llevo a participar de múltiples proyectos, incursionando en estilos que van más allá del rock. ¿Cómo llegas a eso?
EK:
Siempre me intereso la música, de chico tuve amigos que me mostraron distintos géneros, participe de muchas cosas y situaciones musicales distintas y sigo en la misma. Siempre me intereso aprender de gente que sabe más, compartir con amigos que estaban en la misma, parar la oreja, incursionar en estilos para lograr definir algo propio. Hasta el día de la fecha me parece importantísimo siempre estar abierto y ser permeable a escuchar diversa música. También forma parte de un mensaje: “Ser libre y poder desplazarse en la dirección que uno sienta necesaria de acuerdo a la necesidad que tengas a cada momento”.

DLVE: Fuiste elegido por el gran “Titi Rivarola” para darle voz a la última etapa de Tórax. ¿Cómo fue esa experiencia y que recuerdo tenes de “Titi”?
EK: Con “Titi Rivarola” tuve la oportunidad de trabajar en la última etapa de “Tórax”, una etapa breve por razones conocidas. Tuvo un desenlace un tanto triste pero lo importante, lo que queda es la música. Conocí muy buenos compañeros, como “Milton Arias”. Gente muy copada para trabajar y fue un honor haber sido convocado y participar de un proyecto tan importante y especial como lo es una banda de fusión, de un alto nivel, muy groso. A “Titi” siempre se lo va a recordar con la mejor, con la música, siempre apuntando hacia arriba, tratando de hacer las cosas lo mejor que se puedan hacer.

DLVE: Hablando de tributos, “Black Dog” es una banda que homenajea muy bien a “Zeppelin”. ¿Que te genera el hecho de versionarlos, sentiste lo mismo al participar del Monatributo?
EK:
Lo de “Black Dog” fue un proyecto que integre allá por el 2007, estuve tres años más o menos cantando ahí. De hecho ahí conocí a mis compañeros que hoy somos “Pésame”. Fue una gran experiencia, laburamos con el “Perro” como manager y productor. La bocha era interpretar, aprender a interpretar, como sumar a la carrera, al desafío de ser buen intérprete. Y ahí entra un poco lo que es “Monatributo”, versionar y dar una suerte de identidad propia, como también hice el disco de Rock&Rolles (2013), que son todos discos de rock. Forma parte de desarrollar un lado que tiene que ver básicamente con la interpretación, nunca la imitación. La interpretación, tratando de ser personal y desarrollando ese aspecto. Lo disfrute, lo pase muy bien pero concluyo. Tuvo su principio y su fin.

DLVE: ¿Teniendo en cuenta tu trayectoria, te sentís un referente de la música local?
EK:
No sé si me siento un referente o no, es como una palabra nueva en mi cabeza. Sé que no soy un chico de 15 años intentando hacer esto en lo que ya estoy metido desde esa edad, pero si me interesa aportar a dejar algo relativamente positivo, no me interesa alentar a los chicos a que tengamos un mundo más idiota, ni que seamos idiotas, inútiles con guitarras colgadas; eso lo tengo bastante claro. Por eso siempre les digo que se fijen cuales son las voces que van a escuchar para seguir haciendo lo que hagan.

DLVE: Tanto “Pésame” como tu carrera solista son los proyectos que ocupan tu agenda hoy en día. ¿Que ves a futuro en ambas propuestas?
EK:
“Pésame” y mi proyecto solista son mis dos objetivos de cabecera. Los estamos desarrollando, creo que estamos en una etapa nueva. Tuvimos la posibilidad de ver un crecimiento en lo que estamos haciendo porque todo esto tiene que ver con un trabajo sostenido que venimos haciendo desde hace mucho tiempo, en donde tratamos de volcar todas nuestras experiencias para brindar algo que aporte a la escena, tanto de nuestra música local y por supuesto nacional. Estamos en eso, empujando, pidiéndonos más, poniendo la vara cada vez más arriba. Son dos grupos que requieren mucha atención, mucha energía. Por suerte en ambas bandas estoy trabajando con gente que va muy para adelante. Cada banda tiene su particularidad, tiene su público, está formándose un muy buen circuito para cada proyecto y de la mano del sello propio, que es “Nuevo Nivel Records”, estamos desarrollando ambos proyectos. A futuro estamos viendo cosas buenas, como estamos viendo hoy los resultados del trabajo que sembramos hace tiempo. Seguimos sembrando, seguimos poniendo todo para que las cosas vayan para adelante, trabajando conjuntamente con toda la gente que forma parte de nuestro ejército; como la gente de “Tremendos monos”, de “Dispenser”, de “Juan Terrenal”, y tantos amigos más que hacen muy bien lo suyo y hacen muy bien a la escena. Es continuar, continuar con ese trabajo e invitar siempre desde un lugar de responsabilidad a compartir la música y tratar de tirar una onda clara y no confundir a la gente con el mensaje, el mensaje siempre es: “Libertad”.

Entrevista realizada por Agustín Martinez para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo