PAUL McCARTNEY: “Paul on the run”

 Noche de domingo, 15 de mayo de 2016, estadio Mario Alberto Kempes. Fue la noche y el lugar donde por primera vez Sir Paul McCartney se presentaba en la ciudad de Córdoba, brindando un show impecable por donde se lo mire –y sobre todo escuche- ante aproximadamente 40 mil almas presentes, dentro de lo que es su gira “One on one tour”.

El escenario era imponente, y durante el show quedó de manifiesto todo lo invertido tanto en lo que respecta a lo económico como en cuanto a infraestructura como también en diseño, escenografía y artística.

Esta crónica va dirigida sobre todo hacia aquellos que no asistieron a este histórico evento que tuvo en vilo y con expectativas a gran cantidad de fans y admiradores de amplísimo rango etáreo, desde que se anunció la visita del ex-beatle a esta ciudad. Cuestión ésta la que en su momento parecía casi increíble cuando comenzó a rumorearse sobre una posible presentación de Sir Paul en la docta. Finalmente, luego de la confirmación lo que se creía casi imposible se iba a dar, pasó el tiempo y aquí estamos, saliendo de un show de enorme carga emotiva, de enorme alegría si se me permite, donde reinó sobre todo un agradable clima familiar, donde se podía ver a muchos jóvenes que habían invitado a sus padres y a padres que llevaban a sus hijos más chicos a disfrutar y apreciar esta música que hoy une a varias generaciones. Se vivió en todo momento una sensación de tranquilidad y buen ánimo.
En efecto, es por ello que para quienes no pudieron estar presentes ofrecemos esta crónica que cuenta todo lo sucedido en esta si bien algo fría pero sumamente agradable jornada de domingo que va a hacer que más de uno se arrepienta de haberse quedado en casa luego de leer estas líneas.

VEGANISMO EXITOSO (cuando hay hambre no hay pan duro).
Si bien hubo críticas respecto a la ola vegana que impuso Sir Paul respecto a los refrigerios, prohibiendo que se vendan choripanes y cualquier derivado animal dentro del estadio (porque afuera los carritos de choripán no dejaron de echar humo como de costumbre), todos los asistentes al recital se adaptaron cómodamente al menú vegano que se ofrecía en los stands dentro del estadio.
Se ofrecían hamburguesas de acelga, sándwiches de milanesa de soja, croquetas de papa y queso, papas fritas y tortilla de papa sin huevo, las cuales fueron objeto de un sorpresivo consumo el cual no se había esperado y que excedió las expectativas por parte de los vendedores. Nadie creyó que se consumiría al nivel que se hizo, lo cual resultó en gran sorpresa de todos.

TELÓN CAÍDO
Como teloneros estuvieron “Las Rositas”, grupo femenino de tango electrónico, que comenzaron a tocar a las 17:51 con una canción donde quedó patente que la pronunciación en inglés no es su fuerte en absoluto (además tendríamos que tener en consideración que se trata de un show internacional y se está haciendo soporte a un artista británico).
Podemos decir que más que rosita su presentación quedó diluída en un rosa excesivamente pálido, ya que el público se mostraba un tanto indiferente frente a la performance de esta banda, que si bien hubo aplausos eran pocos y que lo poco que se oía no sonaba a ovación. Recordemos que cuando salió a la luz la noticia de que serían ellas quienes telonearían a “Macca”, se generó cierto descontento por parte de muchos fans y por otras bandas debido a que resultó una sorpresa –para nada agradable- el hecho que una banda no-beatle o totalmente ajena tanto al género beat como a cualquier otra manifestación beatle tuviera el enorme privilegio de hacer de soporte de nada más y nada menos que de Paul McCartney.
El resultado? Las Rositas no parecieron estar a la altura de las circunstancias, ya sea porque el repertorio no atrajo o ya porque de por sí su género no era del todo compatible con el gusto del público presente, además que el sonido tampoco las ayudó, por lo que su presentación como soporte de Sir Paul es probable que quede para el olvido.

EL TURNO DE PAUL
Luego de la banda soporte y pasados unos instantes, no con la puntualidad británica tan esperada, Paul McCartney apareció en el escenario ante las más de 40 mil personas presentes a las 19:30 hs aproximadamente y abrió enérgicamente el show tocando “A hard’s day night” – un clásico de The Beatles-, seguido de “Save us” (de su último álbum, “New”, de 2013), dos temas que hicieron entrar en calor al público rápidamente.
Acorde a lo sondeado entre los presentes, la mayoría esperaba que se interprete sobre todo contenido beatle. En razón de ello se interpretaron “Love me do”, “Eleanor Rigby”, “Work it out”, “Obla di obla da”, “Blackbird”, “Here, there, everywhere”, “I love her”, “Something” –versionada su primera parte en ukelele- “Hey Jude” (canción compuesta por Paul en su momento para Julian Lennon, hijo de John, cuando sus padres se separaron), “Yesterday”, “Let it be” (con Paul sentado al piano), entre algunos de esos temas.
De todas maneras fue inevitable el paso por su período en Wings, como sucedió con por ejemplo “Letting go”, “Let me roll it”, “Hi, hi, hi”, “Band on the run”, o “Live and let die”, durante la cual el despliegue de llamaradas y fuegos artificiales asombró a todos los presentes y le imprimió una fuerza explosiva que acentuó la enorme energía que ya de por sí transmite ese tema. También se escucharon temas de la etapa solista de Paul, con canciones como “Temporary secretary”, o “Four five seconds” -una de sus últimas creaciones-, y “Maybe I’m amazed”, canción que escribió para su ya fallecida esposa Linda. Asimismo incluyó una perlita de la etapa “pre-beatle” con The Quarrymen, “In spite of all the danger”.

El show comenzó a cerrarse bajando la energía luego de “Hey Jude” tocando en guitarra “Yesterday”, seguido por “Hi, hi, hi”, y completando con “Birthday” y “Golden Slumbers”, esto dos últimos de the beatles.
Cabe rescatar el excelente estado de Paul McCartney teniendo en cuenta su edad, ya que cuenta con 73 años, y que interpretó sin interrupciones alrededor de 36 canciones por casi dos horas y media.

No sólo vale rescatar eso sino además la simpatía con la que interactuó con el público, donde rompió el hielo con un “Hola culiados” lo cual desató risas y generó simpatía entre los presentes, y asimismo el hecho de que Macca durante el 80% de su interacción con los presentes habló en un español un tanto complicado pero simpático.

Otra de las anécdotas fueron los Ohh ohh ohh o los olé olé olé olé que nos caracterizan a la hinchada argentina que inclusive por momentos fueron acompañados instrumentalmente por Paul con gran entusiasmo de su parte.

 

REFLEXIÓN FINAL
Qué podemos rescatar sobre la presentación de Paul McCartney, Sir Paul, Macca o como querramos llamarlo, (sabemos muy bien de quien estamos hablando porque se trata de una leyenda viviente de la historia no sólo del rock sino de la música) en nuestra ciudad? Muchísimo, y todo positivo.
Para aquellos afectos a su música, ya como solista, ya como integrante de The Beatles o incluso de Wings, fue un show de asistencia obligatoria, ya que si bien esta es la tercera vez que Paul McCartney se presentaba en la Argentina fue la primera vez que lo hacía en la ciudad de Córdoba, por lo que lo de esta noche se trató de un show histórico, donde miles de personas se emocionaron profundamente con esas sensaciones únicas que sólo la música sabe transmitir. Las interpretaciones de “Let it be”, y el doblete explosivo de “Live and let die” junto con “Hey Jude” sin duda lograron tocar las fibras de cualquier fan o admirador de este gran músico, una verdadera joya de la que alrededor de 40 mil personas tuvimos el enorme privilegio de disfrutar.
Quien pudiendo ir no lo hizo, lamentará haberse perdido de sentir la maravillosa vibra y el hecho de haber tenido la oportunidad de disfrutar de la presencia única del gran Paul McCartney interpretando semejante carga musical en vivo y en directo. Son cosas que no suceden todos los días, por el contrario, no sabemos si volverá a suceder, estas son a veces ocasiones únicas, por lo que quien les escribe confiesa encontrarse en un estado de alegría plena por haber podido estar ahí y por ello sentir sus expectativas más que realizadas ya que definitivamente la conclusión es que esta noche no asistir no era una opción.

Esperemos que pueda repetirse.

Cobertura realizada por Victoria Trujillo para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo