BLACK DOG: "Manteniendo el legado"

“A más de tres décadas de su separación, Led Zeppelin está en todos lados. Sólo desde 1990 han vendido millones de discos. En las elecciones de 2012, un candidato a vicepresidente republicano se jactó de tenerlos en el iPod, y en diciembre del mismo año fueron homenajeados en una gala en el Kennedy Center for the Performing Arts (…) Estamos fascinados porque el mundo ya no produce bandas de esta magnitud, ya sea por el blues atómico del sonido de Zep o el hedonismo descontrolado de sus giras” escribía Christian Hoard para alguna de las infinitas páginas de la Rolling Stone. En ese marco, un grupo de músicos de estas pampas se encargan de mantener viva la leyenda.

Noviembre 24, Año 2006. Dentro de los límites del Abasto – nuestro Abasto – en Bv. Las Heras y Pje. Eguía, hacía su presentación oficial sobre el escenario, Black Dog. La cita fue ante una gran multitud y no era de extrañar, la idea de cuatro locos interpretando el golpe ágil y definitivo de Bonham o el gemido de guerrero sexual de Plant, resultaba, cuanto menos, intrigante.
Curiosamente, el origen del perro negro se debe a la insistente propuesta de alguien de la especie: el ‘Perro’ Emaides; reconocido productor de Córdoba e impulsor del festival Cosquín Rock junto a José Palazzo.
Aquél fue el disparador para que Jorge ‘Cuerda’ Tarnavasio se encargara de plasmar la idea. “El ‘Perro’ me propuso armar una banda tributo a Zeppelin, yo le dije enseguida que los músicos estaban; contaba con ‘Coco’ en la batería, Daniel en el bajo y Esteban Kábalin en voz. Luego de un tiempo, Esteban se abrió de la banda y fue ahí cuando nos recomendaron a Mauricio”
Coco Yanello, Daniel Tita y Mauricio Torres son entonces, quienes junto al ‘Cuerda’, llevan la difícil tarea de tributar a una de las bandas más importantes de la historia del rock.

DLVE: ¿Cómo es el proceso de adaptación para encarnar a un Robert Plant o a un Jimmy Page?
Coco: En realidad no hay una encarnación, disfrazarse o copiar movimientos no es la idea, no pretendemos imitar a ningún músico. Lo que buscamos es rescatar la esencia de Zeppelin, que era básicamente emocional. Eso es lo que intentamos emular. Tratamos de respetar ciertas estructuras y detalles típicos de los temas, pero la realidad es que somos bastante libres; en algunas ocasiones son versiones bastante abiertas.

DLVE: ¿Hay alguna cuestión estructural de sonido que intenten variar sobre el escenario?
Coco: Hay cuestiones que son propias de los temas y que uno no puede modificar. Además la gente, cuando va a ver a una banda tributo, espera cierto acople, ciertos detalles que son referencias musicales. Nosotros, ya de oficio, sabemos cuales son ésos detalles, pero también existen temas que hacemos en vivo y que contienen partes libres. La versión que yo hago de Moby Dick, siempre difiere de la anterior.

DLVE: ¿Cómo es el proceso de selección de temas?
Mauricio: 
Cuando yo entré a la banda, ya había un proceso de selección instaurado, había una lista que en un principio contenía diez temas y que con el tiempo fue variando y agregando más canciones. Hay clásicos que son ineludibles, que hay que hacerlos porque la gente los espera. Pero tratamos también de meternos en temas del ‘lado B’ de los discos.

Diez años son los que celebrará Black Dog, el próximo 27 de Mayo en Studio Theater, y a la hora de preguntarles con qué se va a encontrar el espectador esa noche, la respuesta se hace unánime: “Un show potente, buscamos mostrar una propuesta dinámica, tal como lo hacía Zeppelin; pasar de una canción de reviente a algo cuasi acústico. La idea siempre es subir al escenario y estallar, no andar guardándose nada”.
  La invitación se hace extensiva y ya no difiere en edades, ya no se trata sólo de veteranos que buscan mantener viva la llama. Decía Christian Hoard: “es casi seguro que en este mismo momento haya un pibe de 14 años preocupado porque no sabe dónde hacerse ese tatuaje del Zoso.”
El Zeppelin podrá explotar, sí; pero pueden dar por sentado que jamás se va a desinflar.

Entrevista realizada por Alejo Saggin para www.delaviejaescuela.com

 

Compartir este artículo