TRIDENTE FOTOROCK: "Sosteneme esto que tiro unas fotos y vengo"

A poco de cumplirse el segundo mes de existencia de Tridente Fotorock, un portal de fotoperiodismo compuesto por tres de los fotógrafos más destacados en el ambiente local, me encontré con la posibilidad de entrevistar a dos de sus integrantes, Nicolás Papa y Simón Templar. Su tercer artífice, Sebastián Fissore, no pudo estar presente.
El Centro Cultural Córdoba España (CCCE), que en aquél entonces era sede de la presentación del nuevo disco de Funcircus, fue el sitio de encuentro.
“Sosteneme esto que tiro unas fotos y vengo” me advertía Nicolás, al mismo tiempo que me entregaba un bolso con todo su equipo de cámara y se subía al escenario con la seguridad de un músico o un plomo. Allí, los instrumentos fueron el objetivo principal de la lente.
Mientras esperábamos a Simón, quien se encontraba a unas pocas cuadras del lugar, me di el gusto de conversar varios temas con Nico: el under local, bandas del momento, Cosquín Rock, Lollapalooza, radios y escenarios, fueron algunos de los tópicos que formaron parte de esa situación informal. Me contó de las idas y vueltas que le exigía su trabajo y de cómo éste le enseñó a poner mayor ojo a la escena local – “Acá ves bandas que tienen un laburo increíble, entonces no terminás de entender por qué no entran al circuito”.
A medida que pasaba el tiempo, la concurrencia al evento iba aumentando, y entre el público, apareció Simón.
“Como verás Simón es una persona muy sociable” señalaba Nicolás mientras observábamos como el mencionado repartía saludos para todas las personas que allí estaban, músicos incluidos.
En cuanto hubo oportunidad,  los tres nos apartamos del bullicio que rondaba por el escenario y en un salón más aislado, comenzaron a contarme su historia.
Nicolás, antes de descubrir su pasión por la fotografía, se vinculaba al rock siendo el batero de una banda llamada Punto de Fuga, mientras que Simón mantiene su beta artística desde los 10 años, cuando sus padres le regalaron su primera cámara.

DLVE: ¿Cómo fue que sus propias historias convergieron en Tridente Fotorock?
Simon: Yo creo que todo arrancó en una charla que tuvimos con Nico en Ciudad de las Artes, la noche en que Hammer presentaba su último disco “Realize”. Ahí nos conocimos, él vino a saludarme, vimos que teníamos muchas coincidencias y me comentó que estaría muy bueno iniciar un proyecto juntos, aunque en aquél entonces no sabíamos bien qué.
Nicolas: Nosotros ya nos veníamos cruzando en varias veladas, lo mismo pasó con Seba. El tema es que vos vas a eventos y ves siempre nuevos fotógrafos que aparecen y otros que desaparecen, no todos perduran y nosotros estábamos ahí siempre. Cuando quisimos darle un marco más profesional a nuestro trabajo, decidimos unirnos, siempre es mejor empujar en grupo que individualmente.

DLVE: Imagino que también hubo coincidencias en estilos…
Nicolas: Sí. A mí me pasa que soy muy obsesivo en cuanto a las fotos, entonces por ahí me cuesta delegar trabajos y no hacerlos yo. En este caso no, porque tengo la tranquilidad de que si tengo que decir “Che simón, llegate a tal lado”, ya está, el trabajo va a estar bien hecho.
Simon: Para mí eso es fundamental, porque existe la búsqueda de un alma gemela, fotográficamente hablando, no solamente limitandose al hecho de que sea un buen tipo, sino de que uno sienta que estilísticamente haya una conjunción y que de esa manera, el producto no va a ser tan disímil.

DLVE: ¿Qué es lo que define a un fotógrafo de rock?
Nicolas: El tema está en el estilo y esto se aplica a todas las áreas. Yo creo que si vos te querés dedicar a esto, lo primero que tenes que hacer es la búsqueda de tu propio estilo, porque vos en un recital podes capturar un montón de cosas, no solamente es un primer plano del tipo que está con el micrófono en la mano, hay muchísimos factores que no necesariamente se encuentran en el escenario y vos tenes que saber buscarlos.
Simon: Claro, es básicamente capturar la experiencia, que la gente vea rock en las fotos. Buscar los elementos artísticos necesarios para lograr algo que perdure y que, con suerte, se termine transformando en un ícono. Yo creo que lo que define a un profesional es que uno ya sabe qué buscar, cómo buscar y en qué momentos.

DLVE: Me contaban que se conocieron en un recital de Hammer ¿Cuál fue el show que como grupo les voló la cabeza?
Simon: Cosquín Rock, sin duda. Es una experiencia muy loca. Las últimas ediciones las veníamos cubriendo por nuestra cuenta, recién esta última la cubrimos como Tridente.
Es todo una vivencia, no solamente es ir a hacer cobertura, sino la etapa de planeamiento, sobrevivir a los factores climáticos, viajar en grupo, caminar kilómetros cada día y ver que todos estamos reventados pero con la pasión intacta, es algo que te va dando un sentido de unidad y de fortaleza muy fuerte.
Nicolas: Es que sí, Cosquín Rock es una experiencia que más allá de las bandas y de la música, es un todo. La esencia, lo que se respira, es todo muy fotogénico. Aguantar de la nada esos tres días sin comer ni dormir, es algo que no se hace por otra cosa más que por la pasión.

DLVE: ¿Llega un punto en que la pasión les impide disfrutar del show?

Simon: A mí me pasa que si voy a un recital sin cámara me siento incompleto ¿Por qué? Porque en todo momento estoy viendo fotos, entonces es tal el arrepentimiento por no haber traído el equipo, que uno se termina sintiendo manco.
Nicolas: Exactamente, en mi caso cuando voy a un show sin cámara, que ya casi no pasa, y no tengo la posibilidad de sacar fotos, me frustro. A la vez cuando asisto a un recital en el que toca una banda que a mí me gusta y traigo el equipo conmigo, sufro porque no puedo ver a la banda libremente. Es una especie de gataflorismo.

DLVE: ¿Qué intenta trasmitir Tridente Fotorock a través de sus fotos?
Simon:
Buscamos trasmitir la fuerza del rock, de la música en vivo, que la gente pueda vivir esa crudeza, que el que estuvo en esa velada y participó reviva esa experiencia y que el que no, vea las fotos y diga “¡¿Por qué me perdí esto?!”.
Nicolas: Exactamente, sobretodo en los shows del rock under, donde uno sabe que no hay nada pautado y puede pasar cualquier cosa, ahí lo salvaje aflora y vos tenés que estar preparado para capturar la imagen de lo salvaje, pero a la vez conseguir algo que técnicamente esté bien logrado y que resulte agradable visualmente.

El próximo 4 de marzo, Tridente Fotorock cumplirá su segundo mes de existencia y sus intérpretes no quieren aflojar, es por eso que ante el comienzo del recital de Funcircus, decidí no robarles más tiempo.
Donde muchos sueñan con ser la voz del frontman o con crear el riff que encabece las listas de Spotify, Simón, Nico y Seba, buscan destacarse a través de instrumentos que no son habitués en el género, algo que, como dice Nicolás “no se hace por otra cosa más que por pasión”.

Entrevista realizada por Alejo Saggin para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo