VITICUS: "Esa noche hubo Rock & Roll"

Nada más lindo que ver a un legendario del rock and roll nacional. Por eso, el sábado 23 de abril nos reunimos alrededor de 400 personas para ver a Viticus en Refugio Guernica. El escenario ya fue bautizado hace un par de años como Victor “Vitico” Bereciartua, porque la presencia de El Canciller y su séquito se convirtió en un clásico del lugar.
Debido al incendio que padeció Victor en su casa de Tigre el 10 de marzo, Bestiario, la producción, decidió donar lo recaudado a la causa “Todos Por El Canciller”.
A partir de las 00hs el escenario contó con la presencia de Excusas Viejas y The Dapper Dan Band, ambas bandas de Córdoba que iniciaron los primeros bailes y movimientos de cabezas en el público.
Ante un Refugio Guernica colmado, Vitico, Sebas, Gastón y Jero subieron a su escenario pasadas las 2:30hs, y comenzaron la fiesta con “No Obstante Lo Cual” de Riff. Con este primer tema, la banda anticipó una velada repleta de clásicos de Riff. Así “La Ciudad del Gran Río”, “Ruedas de Metal” y “No Detenga Su Motor”-cantada por Gastón- integraron la primer parte del show. También le dieron lugar a clásicos propios como “Voy a Pasar a Buscarte”, “La Autopista” y “El Gallo”, pasando por “Esta Noche Hay Rock and Roll”, que siempre que Viticus toca, se transforma en el grito sagrado de la noche. Y esto justamente es lo que provocan Victor y los suyos: el clima que se genera es de rock and roll puro. Desde la música, hasta las camperas de cuero, grupos de motoqueros, pelos largos, muchas chicas y muchos grupos de amigos brindando, además de baile, air guitar y headbanging acompañado con el movimiento del pié al ritmo del rock.
A medida que sonaba cada canción, el público hizo sonar sus coros con más intensidad, rebosante de alegría por tantos clásicos.
“La Autopista”, “Fuego y Destrucción”, “Un Legendario” y “Fugitiva” encararon la segunda parte del show, combinadas con “Sucio y Desprolijo”, “Macadam 3, 2, 1, 0” y “El Forastero” -¡más clásicos de Riff!-.
Cuando Viticus dejó el escenario unos minutos, los presentes dejaron en claro que la noche no terminaba ahí y que quedaba mucho más por ver. Los cánticos alentando a El Canciller se hicieron más intensos y nuevamente la banda salió a rockearla como si estuviese empezando la noche.
Esta vez fue el turno de más temas de la banda con Pappo, “Sube a Mi Voiture”, “La Espada Sagrada” y “Es Tarde”. “Mi Nuevo Chevrolet” fue el último tema de Viticus que sonó, con su tan entrañable y clásico riff.
Y aunque todo indicaba que el final se venía con “Que Sea Rock”, como en la mayoría de sus recitales, Viticus ofreció un par de temas para el público que pedía de cualquier forma que la noche no terminara más. “Susy Cadillac” y “Mucho Por Hacer” le dieron el toque final a la velada rockandrollera que nos dejó a todos con una sonrisa de oreja a oreja, luego de dos horas de show.
Los fanáticos se fueron agradecidos por esta nueva cátedra de rock and roll de pura cepa, y Viticus de retiraron felices por la cálida respuesta del público y la ayuda de todos a El Canciller.
Aunque la noche fue inolvidable, Córdoba podría recibir todos los meses una visita de la banda de Vitico y nunca se cansaría de vivir la fiesta que se arma en sus recitales.

Cobertura realizada por Carla Ortiz, fotografias Natalia Cybuch para www.delaviejaescuela.com

Compartir este artículo